sábado, 27 de noviembre de 2010

Suede (Razzmatazz, 26/11/10)



Que vaya por delante: Suede ha sido y es una de las bandas de mi vida. Y el de muchísimas otras personas, por lo visto anoche en un Razzmatazz con las entradas agotadas desde hacía semanas. Los 2.000 nostálgicos afortunados allí presentes esperábamos ansiosos el retorno de una banda que hacía 7 años y 6 días que no tocaba en la ciudad, y que hubiera podido llenar una sala mucho mayor. Pero la excusa de su único concierto en España era el 10º aniversario del Razz, así que estoicamente aguantamos como anchoas los apretujones que, sinceramente, fueron uno de los motivos principales para no poder disfrutar del show como uno hubiera querido. Al margen de la imposibilidad de acceder a las primeras filas (y mira que con mi cuerpo felino no suelo tener problemas para ello), donde poder hacer el loco y saltar como leopardos, igual que una década atrás...


Sin más telonero que DJ Amable pinchando éxitos del brit-pop, la noche de nostalgia indie empezó con el 'Bodies' de los Sex Pistols sonando a todo trapo por los altavoces de una sala ya a oscuras y excitada por el olor a la presencia inminente de Suede. Y salieron, sin Bernard Butler, pero con la carismática presencia de ese animal de escenario que es Brett Anderson. A sus 43 añitos, y cada vez más delgado (¿es posible estar más delgado de lo que ya estaba en los años dorados de la banda?), el cantante y líder de Suede no ha perdido ni un gramo de magnetismo. Y seguramente es por él que esta reunión sigue aguantando dignamente la memoria de sus brillante pasado. Por él, y por su incomparable colección de canciones, claro...


...y es que con un arsenal como 'Trash', 'Animal Nitrate', 'New Generation', 'Metal Mickey', 'The Wild Ones', 'So Young', 'The Drowners', 'Beautiful Ones'... tendrías que ser muy inútil para no hacer de un concierto así un triunfo seguro. Era un noche de esas en que tenían al público conquistado de antemano, y que se acabó convirtiendo en un gran festival del karaoke de himnos generacionales. Los himnos de una generación escéptica con la triste realidad que le rodea, y que necesita del decadente romanticismo de las canciones de los londinenses para evadirse. Y, mientras Brett aguanta el tipo con sus posturitas, su impetuosa puesta en escena, y su elegante camisa negra desabrochada, la banda parece haber perdido algo de fuelle. Algunas canciones sonaron ralentizadas y sin la fuerza de antaño (¿cómo puede ser que un temazo como 'New Generation' sonara tan frío?).


A pesar de eso, de los apretones, de las colas del guardarropa, de los tipos que se pasan todo un concierto con cara de palo y sin moverse ni un centímetro (¿para qué coño vas entonces? ¿para tocar las narices a los demás?), o de algún cambio que hubiéramos hecho en el setlist (quitar la infumable 'Can't Get Enough' y poner 'Still Life', 'Stay Together' o 'Insatiable One', por ejemplo...), los dos leopardos allí presentes y la numerosa compañía felina nos lo pasamos muy bien. Y es que a alguien que te ha dado tantas horas de satisfacciones y placeres auditivos se le perdona todo. Incluso la difícil carga de un pasado glorioso...


Setlist:

1. This Hollywood Life
2. She
3. Filmstar
4.Animal Nitrate
5. Trash
6. New Generation
7. Pantomime Horse
8. Electricity
9. Can't Get Enough
10. Everything Will Flow
11. By The Sea
12. So Young
13. Killing Of A Flashboy
14. The Drowners
15. Metal Mickey
16. The Wild Ones
17. The Beautiful Ones

----------------------------

18. Saturday Night




Y, para acabar, una curiosidad. ¿Habíais visto alguna vez un video tan infame de un concierto como éste?:


No se puede ir drogado a los conciertos, leopardos...


PD: Gracias a mrs. Pink Leppard por las fotos... ;)



3 comentarios:

ana dijo...

Celerísima tu crítica! Creo que adhiero a casi todo lo dicho ahí arriba ( y añado el frío del carajo que hizo afuera) pero quizás por estar en las primeras filas ( y sufrir aplastamientos en la mayor parte de mi superficie corporea, pero no hay mal que por bien no venga) no percibí la frialdad que comentas en "New Generation", por ejemplo, aunque la verdad es que con la sudada que me pegué lo que menos notaba era frialdad...

Me dejaron un poco descolocada varias cosas anoche, en primer lugar lo del tremendo retraso, que bueno, a fin de cuentas daba para escuchar temás de siempre que te ponían en situación y no está del todo mal, pero lo que ya entendí menos, aunque visto el resultado, porque el concierto fue genial y Suede salían sabiendo que eran un caballo ganador tanto por ser un grupo fundamental y tener al público rendido de antemano como por las tablas de Brett, que sabe lo que se hace de sobras, pero no entendí muy bien ni el setlist ( tienes toda la razón cuando hablas de cambiar algunas canciones) ni la duración.
Sobra la primera cuestión...según los setlist de otros conciertos y lo que más o menos yo esperaba y esperabamos los demás se echo de menos algunos clásicos, un "The asphalt world" por ejemplo o "Still life"( quizás sea un problema de autodevoción por Dog man Star... bueno yo metería siempre "The 2 of us" como tótem y oda pero eso ya es cosa de una.
Sobre la duración... hora y cuarto se me hizo mínimo! y entre eso y que sólo hubo cuatro canciones "lentas" y el bis, se forma una tralla genial pero que se te pasa en un tris a mi me supo a un coitus interruptus total.

Por lo demás un concierto genial, destacaría, al menos en mi zona, el buen rollo de la gente ( siempre están los seres fregona que no se mueven pero entiendo que no siempre a uno le apetece saltar) pero en general la gente se porto realmente bien.

Siempre he creído que en los conciertos debería haber un test indicativo a la entrada sobre el plan que uno lleva y dividir por zonas lo que uno va a hacer, distribuyendo a los asistentes de acuerdo a ello, sería todo muchísimo más fluido ( aunque habría avalanchas, pero benditas sean!!!!)

Creo que me he alargado demasiado, mil perdones! Un saludo y gracias por la crítica. Esperaremos a ver que pasa en Londres el día siete.

Green Bean dijo...

Buena crónica! Yo esta vez me los perdí (coincidían con mis adorados Teenage Fanclub en la sala Apolo). Tuve la suerte de ver a Suede hace ya unos cuantos años en la desaparecida sala Standard y disfruté mucho.
Un saludo

Mr. Green Dumb Leppard dijo...

Jeje, Ana. Me parece una gran idea lo del test previo a la entrada!! Y también habría que hacer las salas en pendiente, como los cines, para que todo el mundo pueda ver el escenario por igual, seas alto, bajo, calvo o con melena afro!! Gracias por tu súper comentario!!

A mí me pasó al revés, Green Bean! Hubiera querido ver también a Teenage Fanclub, pero Suede eran prioritarios! Eso sí, antes fuimos a ver a Edwyn Collins al Primavera... :) (y qué envidia me das con ese concierto inicial de Suede en la Standard!!)

lametones felinos!