sábado, 1 de noviembre de 2008

In-Edit: 'Joy Division, a documentary' (2007)


Viernes noche. Día de estrenos cinematográficos, y de decenas de personas por la calle disfrazadas de personajes terroríficos (o no tanto) celebrando una fiesta cada vez más difusa. Y aún así, entradas agotadas, y gente que se ha quedado en la calle (el domingo tendrán una segunda oprtunidad de ver este documental). Como ha dicho esta noche el director Grant Gee, "tenéis que sentiros orgullosos y felices de tener un festival así. Yo esperaba que esto sería un cine-club con 30 freakies poniendo dvd's, y está toda la sala llena". Sí, me siento afortunado de vivir en una ciudad como ésta, con tantísima oferta cultural. Pero también me pregunto cómo es posible que nadie haya tenido huevos de estrenar 'Control' (la otra peli de Joy Division recién estrenada mundialmente) en España. ¿No lo ven que aquí hay mucho público dispuesto a ver historias sobre bandas como ésta?


Nunca he sido ningún fanático del cuarteto de Manchester que se sepa al dedillo las canciones, significados y secretos de la banda de Ian Curtis. Pero me gustan. Su música es de lo más claustrofóbico y oscuro que haya escuchado nunca, y eso me repele y me atrae a la vez. Supongo que es un sentimiento tan difícil como el sonido que lo genera. Pero siempre me he sentido muy atraído por la trágica historia de Curtis, leída en 1000 artículos o tratada en películas como '24 Hours Party People' o en canciones de Los Planetas ("Hay un cuerpo girando en la cocina, al final de una cuerda atada a una viga..."). ¿Será que el romanticismo aflora en los poros de este leopardo verde, y un suicida como el cantante de Joy Division es un personaje dramáticamente romántico?


Explicaba Grant Gee después del documental que intentó no focalizar la historia de Joy Division en la figura de su cantante, aunque eso sea algo casi inevitable. Es verdad que buena parte del metraje quiere repartir protagonismo entre los supervivientes del grupo, la gente de su entorno y el Manchester industrial, gris y extremadamente pobre que fue génesis de la banda. Pero al final todo acaba llevando a Ian, porqué él aportaba ese plus de genio que hizo de Joy Division una banda especial. ¿O acaso luego New Order (con las buenas canciones que hicieron) ha llegado nunca al estatus de culto de su banda predecesora?


Los testimonios de los 3 supervivientes que luego refundaron la banda (Peter Hook, Bernard Summer y Stepehn Morris) son parte del hilo argumental de este film, que también cuenta con más gente de su entorno que va dando forma a la narración de la historia del grupo, desde sus gérmenes como Warsaw hasta el suicidio de Curtis: el dueño de Factory Records Tony Wilson (caracterizado protagonista de '24 Hours Party People'), el productor de Joy Division Martin Hannett, Pete Shelley de The Buzzcocks... o el testimonio excepcional de la amante belga de Curtis, Annik Honoré, que según ha desvelado el director fue muy reticente a participar en el documental hasta 5 minutos antes de grabar su entrevista en Bruselas.

En definitiva, una recomendable aproximación a la historia de un grupo mítico en la historia del rock, y un film claro aspirante a ganar el premio gordo del festival. Este documental podrá verse nuevamente el domingo a las 18:15h., y atención, esta vez con la presencia del mismísimo Peter Hook en la sala!




7 comentarios:

David dijo...

Sí, enorme Joy division. Hay mucho más en ellos que "Love will tear us apart". "Unknown pleasures" crece y crece con cada escucha. La película de Corbin con Samantha Morthon no está nada mal tampoco, es la versión "depre" de "24 hour party people". No estoy de acuerdo con que New order no son comparables. "Bizarre love triangle", "True faith" y por supuesto "Blue Monday" son jodidos clásicos.

Mr. Green Dumb Leppard dijo...

A eso me refería, david, quizás no me he explicado bien: por canciones, New Order no tienen nada que envidiar a Joy Division, pero sin embargo, no tienen ese estatus de culto que tenían los de Ian Curtis. Y creo que era Curtis, con su personalidad y su gusto por la poesía y esa visión oscura de la vida, quien dotaba de más... 'profundidad' por decirlo de alguna manera, y por eso Joy Division están considerados generalmente en un punto más alto en la jerarquía de la historia del rock (aunque es verdad que eso es algo tan subjetivo...)

Mr. Black Deaf Leppard dijo...

Intentaré no quedarme en la calle en el pase del domingo...

David dijo...

Hombre, eso es verdad. Lo más impresionante de New order es como consiguieron no solo rehacerse, sino además reinventarse. Pero sí, la mística de Joy division no la tuvieron nunca. En "24 hour party people", de todas formas, se me quedaron grabadas 2 escenas: Stephen Morris tocando la batería en la azotea obligado por Martin Hannet (que bien suena cuando ponen la cinta en el coche, se ponen los pelos de punta), y New order ensayando "Blue Monday". Grandes momentos de ambas etapas.

Mr. Green Dumb Leppard dijo...

Cúrratelo, mr. black! El documental vale la pena, y tendrás a un miembro de Joy Division en la sala para preguntarle lo que quieras

Sí, david. Hace poco hice una reseña de un doble dvd que editaron los New Order de un concierto en Glasgow, y la verdad es que tienen unos cuantos clásicos en su haber. Y '24 Hours Party People' es una gran película!

sunangel dijo...

Buá me lo he perdido en In Edit..Lo que pasa es he redescubierto los Joy Division no hace mucho, al ver "24 Hours Party People". Me quedé alucinada con todo el universo de su música, la atmosfera, la intensidad de Ian Curtis - un tipo unico, abismal!
Ian in the sky with diamonds!!

Mr. Green Dumb Leppard dijo...

A mí me pasó algo similar con este documental, sunangel, porqué aunque tenía sus dos discos en mi disco duro, no les había prestado demasiada atención a Joy Division. Quizás eran demasiado ariscos y has de tener el día para escucharlos. '24 hour party people' es una gran película! Bienvenida por estas tierras leopardas