miércoles, 1 de abril de 2009

Mr. Green's AC/DC: Mi primera vez



Ni puedo ni quiero hacer una crónica al uso, porqué no soy un súper fan de la banda, ni tengo todos sus discos, ni me sé todas sus canciones, ni la vida y milagros de Angus. De hecho, hay decenas de bandas que me ponen mucho más al escucharlas en mi Ipod que las repetitivas estructuras de los australianos/escoceses. Pero aún así, AC/DC me gustan y me divierten, tengo algún que otro disco, y conozco lo básico que pueda saber cualquier aficionado al rock de uno de sus dinosaurios más grandes que haya dado en la historia. Y si te gusta el rock, no te puedes morir sin verles al menos una vez. Lo pensaba antes del concierto, y lo pienso mucho más después de ver lo que ha pasado cuando, a las 21:30h, el tren del rock'n'roll ha acudido puntual y desbocado a su cita...





Suena 'Rock'n'Roll Train', y 18.000 personas estallan al unísono. Brazos al aire, cuernos en mano, y también en la cabeza. Estos últimos, luminosos, y haciendo un curioso efecto óptico, donde parece que cientos de ojos rojos diabólicos te observen perversos en la oscuridad. Gente de todo tipo: adolescentes, jóvenes y cincuentones; rubios, morenos, y muchos calvos; delgados, gordos, y muy gordos; modernos, normales y heavies anclados en los 80; también familias enteras, sin olvidarnos de lobas con muchas tablas, que siguen ciñendo sus cuerpos cada vez menos tersos en cuero y tejanos. Afuera, quizás pasaríamos los unos de los otros, o incluso nos odiaríamos, pero AC/DC tiene un efecto religioso, casi místico, que provoca la unión espiritual de miles de almas diversas en un solo ente, haciendo cánticos propios de un campo de fútbol o de un mitin nacionalsocialista en la Alemania de los años 30. Los verdaderos creyentes del r'n'r.

'Hell Ain't A Bad Place To Be' y en la fila de delante, un hombre hecho y derecho llora como un niño por la emoción y tiene que ser consolado por su amigo que le abraza. A saber qué le habrá hecho sentir el imponente poder evocador de la música, pero siento empatía. La cerveza corre por hectolitros, y el sudor ni te cuento. El suelo está enganchoso, y las paredes deberían expulsar desodorante. Me impresiona la voz rasposa de Brian Johnson, y la energía de un Angus que hoy cumple 54 y sigue vistiendo y corriendo por el escenario como un colegial. Todos estamos clavados en una eterna adolescencia de la que no querríamos salir nunca, mientras abajo hay avalanchas en las primeras filas cuando aparecen por la pasarela central. 

Y esa es sólo una de las muchas atracciones escénicas monumentales que te hacen ver que estás delante de un mastodonte del rock: pirotecnia, las enormes pantallas móviles y sus proyecciones, el tren gigante, la campana, los cañones, la plataforma que eleva a Angus hacia el techo, la cámara por debajo de la pasarela transparente por donde hace el baile del pato, sus solos con la guitarra en la cabeza o dando vueltas sobre sí mismo tirado en el suelo, la muñeca hinchable gigante que parece follarse al tren... porqué AC/DC es r'n'r, y por tanto, también es sexo. ¿O acaso sus canciones no son una magnífica banda sonora para una noche de sexo sucio y salvaje?

'Thunderstruck', 'You Shook Me All Night Long', 'Whole Lotta Rosie', 'Let There Be Rock', 'Shoot To Thrill'... y más clásicos en el bis, saliendo de debajo del escenario provenientes de la autopista hacia el infierno: 'Highway To Hell' y, para variar (según me dicen), 'For Those About To Rock (We Salute You)'. Dos horas después, salimos afuera y sigue lloviendo, pero la verdadera tormenta ha caído dentro...


6 comentarios:

sergiocrime dijo...

el concierto fue colosa.Ese video no es de barcelona,aqui la gente estaba como loca y ai ni se mueven

Mr. Green Dumb Leppard dijo...

No, no, sergiocrime. El video es de un show en EEUU; anoche todavía no había ninguno colgado en Youtube. La foto sí que es de ayer. Y sí, el concierto estuvo muy bien

Jah Work dijo...

Que grande que fue!!!

Eso mismo pensaba yo del vídeo! que en Barcelona la gente estaba loca, yo estaba por esa zona y no estaba así de tranquila jeje

muy buena la crónica!

saludos y rock n' roll

galko dijo...

¡Seis horas y descontando! ¡Vamos, que me vengo arriba! ¡Hola Madritt!

Kale dijo...

Yo los vi en Madrid hace unos años y fue una auténtica pasada. Rock 'n' roll puro y duro. Pedazo de crónica! Saludos

Mr. Green Dumb Leppard dijo...

Gracias a todos por pasaros por aquí!!! R'n'r!!

Zarpazos