lunes, 20 de octubre de 2008

The Raconteurs, 'Consolers Of The Lonely' (2008)



De aquí a final de año intentaré recuperar los mejores discos de la excelente cosecha de 2008. Muchos de ellos ya los hemos ido colgando, pero aún quedan unosa cuantos...

Recupero la reseña que publiqué en el Ruta 66 de Mayo como disco del més. Aún suscribo todo lo que dije.

"En los albores de esta década todo parecía muy confuso e incierto en el futuro del rock en particular y de las artes en general. Y pasados ocho años, todo continúa igual. ¿Es alguien capaz de afirmar qué movimiento literario es el predominante hoy en día? ¿Hay en el cine un estilo o una hornada de directores que sorprendan de manera conjunta al mundo? Si nos hacemos esta misma pregunta ante la mayor parte de disciplinas artísticas tendremos una respuesta similar y siempre negativa.



Tan solo podemos elaborar una lista de nombres que incluya a algunos iluminados que nos abducen con sus obras y creaciones. Palahniuk, Adriá, Gondry, Whitkin o Clowes podrían estar entre ellos. Resulta evidente que la filosofía individualista que nos ha abducido en los últimos años y que hace que en las urbes cada vez sea mas complicado comunicarse con el prójimo, se extiende como una peste irrefrenable y las artes no salen indemnes. El concepto de movimiento cultural global ha desaparecido. El extremo aislamiento del individuo impide la aparición de ningún fenómeno que lo arrase todo.

Así, por primera vez en la historia, en las pasadas elecciones americanas un movimiento de artistas fue incapaz de movilizar a las masas en contra del presidente más patético de la historia y Bush fue reelegido. Increíble, ¿no? Cada uno a lo suyo… Superado el shock que provoca el haber de asimilar una realidad distinta y unos nuevos parámetros que rigen el mundo es lícito preguntarse quién es ese puñado de nombres inconexos que dominan el rock hoy en día.



Estoy convencido que encontrar un consenso entre nuestros apasionados lectores sería difícil, pero creo que la mayoría de ellos mencionaría a Jack White. Por lo menos, un servidor lo situaría bien arriba en su particular lista. Cualquiera que lo viera en la pasada edición del Primavera Sound, pateando literalmente el culo de Billy Corgan y sus flojísimos Pumpkins y demostrando que él solito es capaz de meterles el blues en las venas a 25.000 personas de todas las edades, coincidirá conmigo.



Y es que los White Stripes ya empiezan a tener una discografía más que notable. Una trilogía de obras maestras como White Blood Cells, Elephant y Get Behind Me, Satan apoyadas en tres buenos discos (los seminales White Stripes y De Stijl y el reciente Ichy Thump) hacen del de Detroit uno de los compositores de la década. Pero este tipo no se conforma simplemente con eso. Es el equivalente actual a los hombres del renacimiento. Diseña personalmente gran parte de los atractivos elementos estéticos que envuelven al dúo, rescata del olvido a una vieja gloria como Loretta Lynn produciendo y coescribiendo el glorioso Van Lear Rose, se codea con Jim Jarmush, encandila a Bob Dylan… Y entre toda esta maraña de importantes acciones y acontecimientos, el genio siente la necesidad de expresarse musicalmente con los matices propios de una banda completa y se alía con el talentoso Brendan Benson y empieza a componer. En un primer encuentro crean “Steady As She Goes” y les suena a gloria. Ante tan enorme resultado deciden formar una banda, The Raconteurs.



Reclutan a Patrick Keeler, batería de los Greenhornes, y a Jack Lawrence como bajista. Su primer trabajo, Broken Boy Soldiers, tiene cortes brillantes, especialmente cuando emerge la desbordante personalidad de White, pero por momentos carece de la fuerza y el alma que caracterizan los trabajos del de Detroit. Esto no pasa en su segunda entrega, Consolers Of The Lonely. Esta vez sí que lo han logrado. Y es que desde el primer al último tema encontramos ese compendio de atractivos elementos que pueden llegar a encandilar a cualquier amante del rock. El blues es, sin duda, el eje central del disco, pero por momentos podemos encontrar guiños desde Morricone (“The Switch and the Spur”) a los Stones (“Hold Up”), pasando por Led Zeppelin (“Rich Kid Blues”) e incluso Queen (“Many Shades Of Black”). En definitiva, todo un viaje por los parajes más brillantes de la historia del rock, country y blues vistos desde el prisma de uno de los iconos indiscutibles del panorama cultural actual. Y es que de momento, el sello Jack White continúa siendo garantía de creatividad, calidad y alma bluesera y eso es mucho, dadas las circunstancias. Sin lugar a dudas."



CONSUELA A LOS SOLITARIOS CON ESTE DISCO

8 comentarios:

anhera dijo...

adoro, amo, idolatro, aplaudo y me maravilla este blog -exclama ella con los ojos llorosos de la emocion-

por vuestra culpa culposa mi disco duro anda lleno d musica leopardada ultimamente. Buen trabajo y a seguir asi malandrines!

PD: Puede q sea una giliflautez y se que el resto de trabajo os lleva mucho mas tiempo, pero si hay algo realmente maravilloso en esta web son las frases d enlace para las descargas!!! jajajaj

muy grande señores u.u

anhera dijo...

a todo esto que yo comentaba por la unica y exclusivamente interesada razon d que el enlace de descarga parece que esta mal.

Una lastima que me haya dejado llevar por la emosión del momento... Demonios!!! ahora he qedado casi bien.

Mr. Green Dumb Leppard dijo...

Gracias, anhera. Con piropos como los tuyos nos vienen ganas de colapsarte el disco duro y obligarte a que te compres tres más. Ah, sí, mi nombre real es Packard Bell, el de Mr. Brown Blind es Lacie, y Mr. Black Deaf se llama realmente Iomega...

Mr. Brown Blind Leppard dijo...

Anhera, gracias por tus piropos a nuestro blog, como agradecimiento he arreglado el link...

Un zarpazo.

Joan dijo...

Leopardos!!

¿Tendremos DD del Chinese Democracy el próximo lunes?

Parece mentira pero pronto una de las mas famosas bromas del rock dejará de tener gracia... ¿Sabes que ya hay nueva fecha para el Chinese?

...Me pregunto si las entradas de la no-gira de presentación aun seran válidas para cuando vengan (que vendran)

... Me pregunto si la portada será la del guerrillero atandose el pañuelo en la cabeza...

... Me pregunto sin en los agradecimientos del libreto aparecerá Slash & co...

... Me pregunto si en el video-clip del 1er single apareceran delfines!!!

Ufff, muchas incognitas... que pronto seran descubiertas, ahora solo falta un papa negro y...

ARMAGGEDON!!!!!

David dijo...

Muy buena tu reflexión del Ruta y totalmente cierta. Es algo a lo que le doy muchas vueltas. Ya nadie puede monopolizar las tendencias, todo es más accesible y ecléctico que nunca y eso solo puede ser bueno. Lo malo: ya nunca más habrá fenómenos como Elvis, Beatles, Dylan, Stones, Sex Pistols o Nirvana. O épocas marcadas por un estilo y cultura, sea disco, new romantic o grunge. Para eso hace falta tiempo, que se produzca un caldo de cultivo, una reacción a algo. Es ley de vida pero da pena. Todos escuchamos de todo, ya no da vergüenza comprar cierto disco porque nos lo bajamos del ordenador sin tan siquiera pagar. La cultura pop está condenada a desaparecer. Todo son "refritos" porque ya no surge nada. Yo creo que culturalmente hemos perdido mucho con internet, por muy conveniente e irresistible que sea.

joan dijo...

"culturalmente hemos perdido mucho con Internet"

Creo que te equivocas amigo... hemos ganado mas que nunca... supongo que depende del cristal a través del que se mire, pero para mi, tener la oportunidad de acceder a tantos contenidos, ver películas que no has podido encontrar en años, escuchar mas música que nunca, leer las inquietudes de cualquier persona del mundo, viva en New York o en Sant Pol de Capcentelles...

Mismamente, este blog hace unos años no lo podrías estar leyendo, la mitad de las bandas que comentan, seguramente no las conocerías, ni tu ni los leopardos! Basta ya de quejarse que los avances tecnológicos impiden que surjan nuevos movimientos, que todo nos suene a refrito y nos cansemos de todo pronto... la culpa no es de Internet, la culpa es que quizás te estas haciendo mayor y ya no te entusiasmas igual ante las cosas, y no solo tu, sino toda una generación que ahora culpa a los avances tecnológicos de su crisis personal...

Quizás porque antes, te leías una revista que te hablaban de 20 discos, y tu economía solo te permitía comprar 2 o 3 que escuchabas a todas horas porque era lo único que tenías y todo se mitificaba mas... ahora te puedes bajar los 20 discos, escucharlos y con tu propio criterio decidir si los quieres escuchar mas o olvidarte de ellos, porque, y eso es lo mejor, dentro de 1 mes tendrás 20 discos nuevos mas para escuchar, ya que por suerte hay muchísima gente que ha entendido que Internet es una oportunidad de dar a conocer a todo el mundo la música que hace y que antes quizás solo conseguía hacer llegar a la gente de su comarca... eso no es perder amigo, eso es ganar...

Mr. Green Dumb Leppard dijo...

Sí, yo estoy más cerca de la postura de joan. Tener más libertad a la hora de acceder a cualquier tipo de expresión cultural y/o artística es siempre bueno. Tener más opciones es ganar libertad, y eso es gracias a las nuevas tecnologías. Ellas son las que están cambiando la relación entre artistas y público (ahora ya puede ser directa, de tú a tú), y eliminando intermediarios sanguijuelas que sólo estaban metidos en el negocio por el dinero.

Los problemas derivados del sobreexceso de oferta están sólo en nuestra capacidad limitada para absorber tanta información y no saber procesarla, seleccionar el grano de la paja, o tener la suficiente paciencia o atención para valorar en su justa medida cada propuesta (musical, o de cualquier otro tipo de manifestación artística). Pero eso es un problema nuestro, de las personas, y no de las tecnologías.

También lo es la mayor o menor creatividad, la capacidad de riesgo para buscar nuevas maneras de creación musical, el conformismo que pueda tener buena parte del público... supongo que todo eso también acaba influyendo en esta falta de referentes, corrientes musicales o iconos, que ahora ya no tienen la fuerza de los clásicos. La pregunta es... ¿tendrían esos mismos grupos de toda la vida que tanto adoramos el mismo estatus si hubieran surgido hoy en día? Yo no acabo de tener muy clara cuál sería la respuesta...

saludos leopardos a todos! Y que siga el debate!